en proves
Contingut
18 d'abril del 2005
30.001 euros de multa per un 'e-mail'
[Segons Rafael J. Álvarez, d’El Mundo] El senyor X va sortir satisfet de la fira SIMO 2003, ja que havia intercanviat diverses targetes de visita -13- amb altres professionals. A l’arribar al despatx els va enviar un correu electrònic amb l’oferta publicitària de l’empresa amb qui col·laborava. Només un va contestar, i amb una amenaça... Un any i mig després, l’APD (Agència de Protecció de Dades) l’ha multat amb 30.001 euros per SPAM.
Vota:
  • Actualment 3 sobre 5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
(..) Casi nadie le contestó.

El casi fue un hombre de Barcelona que reenvió al señor Peláez un mensaje inquietante: «Si no desiste le denuncio». Hoy, un año y medio después de aquel diálogo increíble, la Agencia de Protección de Datos (APD) ha tomado partido: sanción de 30.001 euros por «envío de correo masivo no selectivo», cinco millones de los de antes por un email.

(..) la historia que pulula por debajo de esta multa huele a surrealismo electrónico.

(..)

«(..), el que denunció [D.P.] ni siquiera era el destinatario del correo, (..)», dicen ahora fuentes de la defensa jurídica de este hombre atribulado.

El señor Sánchez respondió a D.P. comunicándole que no sabía quién era y que no había mandado un correo comercial sino «una presentación de la compañía a clientes que se han interesado por el producto en la feria del SIMO».

Lo siguiente que el señor Sánchez supo del incidente es la comunicación de una denuncia (..) ante la Agencia de Protección de Datos. Este organismo empezó entonces a investigar el correo electrónico del señor Sánchez. «Han rastreado hasta mi móvil, mis llamadas personales, todo». Y un año y tres meses después, la APD ha decidido. «Hay dos tipos de infracción grave: el envío de más de tres correos a una misma persona durante un año y el envío masivo.

Es cierto que envío masivo es un concepto indeterminado y que 13 direcciones no es algo exagerado, pero se trató de un envío no selectivo. No hubo consentimiento expreso de la otra parte, porque la tarjeta de visita no es necesariamente un consentimiento», señaló ayer mismo Jesús Rubí, adjunto al director de la APD.

Así, si 13 correos enviados una sola vez a direcciones distintas son spam ¿deberían estar sancionados millones de españoles y miles de empresas? «Pues, a lo mejor sí. Nosotros estamos investigando 100 casos», responde Rubí.

Mientras, el señor Sánchez niega con la cabeza (..) «No entiendo nada. (..) No envié nada a nadie que no me lo hubiera requerido. (..) No soy una empresa. (..) No tengo 30.000 euros».
Comentaris
Digues la teva *
Informació Relacionada
Per temes
Des del punt de vista de la tecnologia
Correu electrònic (SMTP, POP3, IMAP)
Des del punt de vista de l'empresa, i legal
Accions judicials
Des del punt de vista local i de les persones
Estat espanyol